Pedro A. Martín

“Toque de retirada” (Manuel Fernández-Cuesta)


“Toque de retirada” / Manuel Fernández-Cuesta

Dicen los que saben —siempre ocupan puestos de mando— que «crisis es, sin duda, sinónimo de oportunidad». Lo aseguran con gesto circunspecto, como de master recién terminado, y lo repiten también, recalcan el «sin duda», en la televisión, quizá en el parte de La 1, entre dos declaraciones del ministro Montoro, terno azul marino, corbata naranja, y la exitosa experiencia de un físico nuclear (veinticinco años, doctor, ahora emprendedor social), que montó una empresa de catering para celíacos en Murcia capitalizando el subsidio de desempleo. Esto de «la crisis y las oportunidades», el nuevo ideologema, reinventarse, adaptarse a los nuevos tiempos, camaleones sociales, es una idea propia del capitalismo en fuga, desesperado, que ya teorizó Foucault en sus cursos de 1978 y 1979 en el Collège de France: seremos, nos obligarán a ser, «empresarios de nosotros mismos», aseguraba, habiendo definido «el liberalismo económico como un arte de gobernar», y nos explotaremos — todo lo sólido se desvanece en el aire—  sin necesidad de mediaciones externas. Christian Salmon, Storytelling, 6ª edición, habla también de esto. Reinventarse: surfear la realidad. A mí me da, vigilante desarmado, uniforme, frac y camisón de dormir, tituló Jorge Amado una de sus novelas, que los que saben, y están al mando, no tienen necesidad de reinventarse, que ya se inventaron hace tiempo, igual que inventaron las crisis, y conocen que este antropológico ritual de la «transubstanciación laboral» (como los zombis de Apocalipsis Now, Vicente Verdú, Península, 2012), es de uso exclusivo para pobres. La primera entrada de este blog, Chomsky y yo, usurpado al editor (nunca ha dicho nada), apareció el 20 de noviembre de 2007, aniversario de la muerte del leonés Buenaventura Durruti (1936), y de la edición —escrita en catalán— de la «novela caballeresca», Tirant lo Blanc, del valenciano Joanot Martorell (1490). Voy apagando las luces, que las Ramblas, ardiendo, terminan en el mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s