Pedro A. Martín

“Good girls” (Manuel Fernández-Cuesta)


“Good girls” / Manuel Fernández-Cuesta

Las buenas chicas no leen novelas debería ser ojeado, leído, con cautela. Se trata de un ensayo de sociología de la lectura, ontología materialista de la lectura, que centra su objetivo, claro y distinto, en la perversa relación entre las mujeres y la (in)noble actividad libresca. Francesca Serra, florentina igual que Maquiavelo, ha escrito un texto sólido pero liviano, que se desvanece en el aire, brillante, arriesgado y profético, cuyo fin es desgarrar el velo de impunidad y falsa inocencia —en la mayoría de los casos— que rige el comportamiento femenino ante la maldición (y la aventura) de la letra impresa, ante las novelas y su mundo. Su concepto de pornolectora es todo un hallazgo; un término —y su explicación histórica, antropológica, mercantil— que requiere, en tiempo de escaparates y banalidad, una mirada pausada. Años atrás, recuerdan los mayores de la tribu, la lectura formaba parte del proceso de educación integral del ser humano. Se leía para saber del mundo, para analizarlo, para entender dónde estábamos y por qué. Se leía para saber, gracias a otras voces, quiénes éramos. Ahora, desde hace unos años, no recuerdo cuándo, el libro pertenece a la dimensión del entretenimiento, la distracción. Toda cultura, desde Teócrito y Hölderlin al pop, es hoy espectáculo. Dicen los expertos que los niños dejan de leer, grosso modo, a los siete años, cuando los progenitores, empeñados en sus actividades, ceden la educación de la prole al colegio y a la televisión. También sostienen que las mujeres leen más que los hombres, quizá sea cierto, aunque estas estadísticas sobre hábitos de lectura suelen estar, como las encuestas electorales y las de comportamiento sexual, «cocinadas». Los best-sellers son nuestra cotidiana hamburguesa: la obesidad intelectual aumenta.

Anuncios

6 comentarios

  1. Leandro

    Esta foto es espectacular. ¿Tiene algún tratamiento?

    Me gusta

    22 de marzo de 2013 en 22:02

  2. max

    Si, tiene un “toque suave” de Dynamic Photo HDR. Aquí puedes leer algo sobre HDR: http://es.wikipedia.org/wiki/High_dynamic_range
    Saludos,

    Me gusta

    22 de marzo de 2013 en 22:15

    • Leandro

      ¿Es de pago el Dynamic Photo HDR?

      Me gusta

      22 de marzo de 2013 en 22:18

      • max

        Si, pero lo merece, es una herramienta magnífica para “exprimir” los contrastes.

        Me gusta

        22 de marzo de 2013 en 22:20

        • Leandro

          Gracias, al final lo compré y es realmente interesante. Saludos.
          Leandro

          Me gusta

          19 de agosto de 2013 en 14:11

  3. Pingback: “Luxemburgo” | fotografía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s