Pedro A. Martín

“Frankfurter Buchmesse” (Manuel Fernández-Cuesta)


 “Frankfurter Buchmesse” / Manuel Fernández-Cuesta

Al ritmo que vamos, este otoño caerán árboles en lugar de hojas. La luz del atardecer de Occidente —que Oswald Spengler nos proteja—, barniza nuestra contabilidad con la descriptiva jerga de la macroeconomía: somos bonos-basura, camareros, hacedores de tortillas. Me escondo (refugio) en El gran salto. La asombrosa historia del circo de Raúl Eguizábal (octubre, chez Península) mientras rebusco por los costurones del sillón —restos de galleta, pelusa, hormigas muertas— alguna monedilla que echarme al bolsillo. Antes los ricos eran gordos y fumaban puros; ahora los pobres engordamos con la comida industrial (la más barata del mercado) y devoramos pitillos y Trankimazin. Basta pasear por Spain is different, uno de los ideologemas del turismo franquista y fraguista, para observar el cambio de paradigma físico. Los editores (los que ejercen las funciones, quiero decir) vuelven de la Frankfurter Buchmesse como azules divisionarios —exhaustos y felices— con sus cacharritos electrónicos llenos de manuscritos, catálogos e ilusiones (cuanto menos desarrollada es una cultura, mayor su fascinación por la high-tech, observó Bourdieu). Retomo, ha muerto hace unos días, los libros del omnihistoriador marxista (y también comunista) Eric Hobsbawm. Nos quedamos sin referentes, dice mi amiga Conchi. Andamos huerfanillos, pienso, igual que la viudita del Conde Laurel («que quiero casarme y no tengo con quién»), ante el empuje abrasador del neoliberalismo. Su desarrollo sería, en palabras de Wallerstein, el «fascismo democrático». El legendario «Arriba parias de la tierra» acabará de slogan publicitario. Necesitamos emprendedores, dicen ahora. Emprendedores de la nada, hubiera escrito Agustín de Hipona, llamado San Agustín por los católicos.

Anuncios

3 comentarios

  1. Silvia R.

    Dejo aquí el comentario que puse en La Elipa: Gran foto y encuadre rompedor. Al principio cuesta mirarla pero luego te das cuenta que ese encuadre es el que la hace especial.

    Me gusta

    21 de marzo de 2013 en 18:34

    • max

      Gracias por tu comentario, Silvia. Saludos,

      Me gusta

      22 de marzo de 2013 en 20:27

  2. Pingback: “Berlín II” | fotografía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s