Pedro A. Martín

“Fabada y cataratas” (Manuel Fernández-Cuesta)


 “Fabada y cataratas” / Manuel Fernández-Cuesta

Amanece temprano en junio. Barrenderos y prostitutas recogen sus aperos: escobones y mangueras, cansancio y cinturones de falda. El café sabe diferente, endulzado con miel de brezo. Suena la armonía de Mozart, Misa de Réquiem, y dos coplas, repetición y diferencia, de la Velvet Underground: Sunday morning y I´ll be your mirror. Camino por la acera, quince pasos a la izquierda de la puerta, quince a la derecha: la marcialidad de un soldado que velara el sueño de V. I. Uliánov. Bértolo, editor de Navia de Suarna (vaya nombre para una editorial, pensará alguno), ha ideado una antología, publicada por Catarata, de Lenin, El revolucionario que no sabía demasiado. No saber es, sin duda, el primer requisito del pensamiento dialéctico de la Revolución. No saber es construir sobre el tiempo, desde el tiempo: el instante revolucionario entre las manos. «Sería una gran equivocación limitarse a aprender el comunismo simplemente de lo que dicen los libros», dice Lenin, cita Bértolo, en el frontispicio de su política introducción. Pasa una calesa tirada por un caballo. Una pareja, asombrada de sí, intuyendo la esencia (supondría Husserl), circula del mito al logos, de la potencia al acto, sin mediaciones. Recuerdo, una vez más, a Ockham: «no hay que multiplicar los seres sin necesidad.» La Cristiandad está forjada por ateos. El sol descubre sus pecas, impresionismo de ensalada: pinceladas rojas, verdes, azules, ocres y amarillas. El sol estampa una sonrisa en su rostro con la misma intensidad, festiva y ardiente, que el amante del Cantar de los Cantares goza del cuerpo de su amada: «Tus dos pechos, gemelos de gacela». Silenciada por el poder, la piel habla. ¿Vértigo? No se puede hacer más lento.

Anuncios

4 comentarios

  1. Miss K.

    “Dame una palabra antigua para volver a Angbala,
    la más vieja de todas, la palabra más sabia.
    Una que sea tan honda como el pez en el agua.

    ¡Quiero volver a Angbala!”

    Jaime Jaramillo Escobar, Ruego a Nzamé

    Me gusta

    19 de septiembre de 2013 en 21:49

  2. max

    Me gusta

    19 de septiembre de 2013 en 22:10

  3. max

    AVISO A LOS MORIBUNDOS

    A vosotros, los que en este momento estáis agonizando en todo el mundo:

    os aviso que mañana no habrá desayuno para vosotros;

    vuestra taza permanecerá quieta en el aparador como un gato sin amo,

    mirando la eternidad con su ojo esmaltado.

    Vengo de parte de la Muerte para avisaros que vayáis preparando vuestras ocultas descomposiciones:

    todos vuestros problemas van a ser resueltos dentro de poco,

    y ya, ciertamente, no tendréis nada de qué quejaros, ¡Oh príncipes deteriorados y próximos al polvo!

    Vuestros vecinos ya no os molestarán más con sus visitas inoportunas,

    pues ahora los visitantes vais a ser vosotros, ¡y de qué reino misterioso y lento!

    Ya no os acosarán más vuestras deudas ni os trasnocharán vuestras dudas e incertidumbres,

    pues ahora sí que vais a dormir, ¡y de qué modo!

    Ahora vuestros amigos ya no podrán perjudicaros más, ¡Oh afortunados a quienes el conocimiento deshereda!

    Ni habrá nadie que os pueda imponer una disciplina que os hacía rabiar, ¡Oh disciplinados y pacíficos habitantes de vuestro agujero!

    Por todo esto vengo a avisaros que se abrirá una nueva época para vosotros

    en el subterráneo corazón del mundo, adonde seréis llevados solemnemente

    para escuchar las palpitaciones de la materia.

    A vuestro alrededor veo a muchos que os quieren ayudar a bien morir,

    y que nunca, sin embargo, os quisieron ayudar a bien vivir.

    Pero vosotros ya no estáis para hacer caso de nadie,

    porque os encontráis sumergidos en vosotros mismos como nunca antes lo estuvierais,

    pues al fin os ha sido dado reposar en vosotros,

    en vuestra más recóndita intimidad, adonde nadie puede entrar a perturbaros.

    Vuestro suceso, no por sabido es menos inesperado,

    y para algunos de vosotros demasiado cruel, como no lo merecíais,

    mas nadie os dará consolación y disculpas.

    De ahora en adelante vosotros mismos tendréis que hacer vuestro lecho,

    quedaréis definitivamente solos y ya no tendréis ayuda, para bien o para mal.

    Os ha llegado vuestro turno, ¡Oh maravillosos ofendidos en la quietud de vuestra aristocrática fealdad!

    Tanto que os reísteis en este mundo, mas ahora sí que vais a poder reír a todo lo largo de vuestra boca,

    ¡Oh prestos a soltar la carcajada final, la que nunca se borra!

    Yo os aviso que no tendréis que pagar más tributo, y que desde este momento quedáis exentos de todas vuestras obligaciones.

    ¡Oh próximos libertos, cómo vais a holgar ahora sin medida y sin freno!

    Ahora vais a entregaros a la desenfrenada locura de vuestro esparcimiento,

    no, ciertamente, como os revolcabais en el revuelto lecho de vuestros amantes,

    sino que ahora seréis vosotros mismos vuestro más tierno amante,

    sin hastío ni remordimiento.

    Apurad vuestro último trago de agua y despedíos de vuestros parientes, porque vais a celebrar el secreto concilio

    en donde seréis elegidos para presidir vuestra propia desintegración y vuestra ruina definitiva.

    Ahora sí que os podréis jactar de no ser como los demás, pues seréis únicos en vuestra inflada podredumbre.

    ¡Ahora sí que podréis hacer alarde de vuestra presencia!

    Yo os aviso

    que mañana estrenaréis vestido y casa, y tendréis otros compañeros más sinceros y laboriosos,

    que trabajarán acuciosamente día y noche para limpiar vuestros huesos.

    Oh vosotros que aspiráis a otra vida porque no os amañasteis en ésta:

    yo os aviso que vuestra resurrección va a estar un poco difícil,

    porque vuestros herederos os enterarán tan hondo,

    que no alcanzaréis a salir a tiempo para el Juicio Final.

    Me gusta

    19 de septiembre de 2013 en 22:16

  4. max

    Mis dos comentarios anteriores, el video de Jaime Jaramillo “Memoria de los colores” y “Aviso a los moribundos” son para completar, si se pudiera, tu excelente comentario, Miss. K
    Gracias,

    Me gusta

    19 de septiembre de 2013 en 22:21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s